Financiación de la Universidad

La financiación de la Universidad no es una cuestión solamente de dinero, que por supuesto es necesario; es más una cuestión de capacidad de organización y de optimizar el uso de los recursos disponibles.

Las Universidades deben hacer un esfuerzo de imaginación para encontrar cauces alternativos de ingresos, para lo cual deben modificar sus modelos de financiación, destacando la capacidad para incrementar su autofinanciación, la diversificación de sus fuentes de recursos y el desarrollo de fórmulas de financiación extrapresupuestarias a través de recursos propios (gestión de atípicos).

Las Universidades deben generar ingresos a través de su propia competitividad.